Inicio > Notas sueltas > Apocatástasis venezolana

Apocatástasis venezolana

Para Jacqueline Goldberg,
quien se cree pesimista.

Lo que se le podría reprochar a los pensadores venezolanos de mediados del siglo XX es que hayan preservado la superstición ilustrada del progreso, la herencia romántica y cristiana de una filosofía de la historia. Intriga que alguno de ellos no haya redescubierto y explorado allá por los años de 1950 la antigua teoría de los ciclos de los sistemas de gobierno, la posibilidad de que nuestra procesión de revoluciones y cambios políticos sea sólo la inevitable mudanza de estado ideal a timocracia, de ésta a oligarquía, de ésta a democracia, de ésta a tiranía, y de ahí vuelta a empezar. Cualquiera armado con ese simple esquema —del que bastaba eliminar o restringir la noción del estado ideal y fusionar algunas de las otras— habría predicho mejor nuestro reciente estado de cosas. Ante una reiterada historia de fundación y destrucción de instituciones, puede decirse que lo que nos ha hecho falta son pensadores paganos.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: