Inicio > Notas sueltas > Mini drama a dos manos de Blanchot

Mini drama a dos manos de Blanchot

Para un ambidiestro, no hay mano ignorante o
inocente. Toda mano es transgresora u ocasión de pecar y está en peligro de ser cortada. La otra mano siempre, en algún grado, sabe de la otra y lo que la otra sabe. No existe pues, como suponía Blanchot, mano solitaria. En el ambidiestro, no hay mano inmune: toda mano es potencialmente sombra de otra mano y susceptible de “prensión persecutoria”.

Blanchot habla de la “mano enferma”, la de quien quiere dejar el lápiz y que en lugar de abrirse se cierra, y la opone a la que éxitosamente toma el lápiz para que se desarrolle un minúsculo drama de perseguidor y perseguido, en la que la enferma intenta recuperar en forma lenta “el objeto que se aleja”. Si hay un dominio de escribir, de escribir a voluntad, de tomarlo y dejarlo, es decir, de soltarlo y agarrarlo según se quiera, ese dominio, dice Blanchot, “no reside en la mano que escribe” sino en “la otra mano… la que no escribe, capaz de intervenir en el momento necesario, de tomar el lápiz y de apartarlo”.

Pero Blanchot obvia u olvida que el ambidiestro carece de dominio o que está sujeto a un dominio incontrolable o involuntario: en él o ella no se oponen, al menos no absolutamente, la mano que escribe y la que no, la que no suelta y la que agarra, la que huye o se aleja con el lápiz y la que más o menos lentamente por asunto de humor o temperamental motricidad fina o gruesa persigue a su sombra, aunque lo de sombra esté por verse o en duda en esta escena casi simétrica. Y es lamentable que Blanchot haya obviado u olvidado lo anterior al hablar del dominio del escritor o, peor, que haya hablado con prejuicio lateral y no tomara en cuenta que en el mini drama del ambidiestro toda mano es un poco diestra en ser siniestra y viceversa.

*Notas relacionadas:
A dos manos… | A dos manos (ii): Wittgenstein y Escher en diálogo a diestra y siniestra.

  1. 3/12/2010 a las 9:38 am.

    Querido Víctor:
    Ayer, casualmente, me dije: ¿qué será de la vida de Víctor, será que pase y pregunte si hay alguien en casa? ¡Y zas, apareces con un nuevo post! Lo curioso, además, es que apareces hablando de manos diestras, ambidiestras, siniestras, manos toconas, manos que no se quedan quietas, manos con mañas, manos de cambures… Claro, apelas a Blanchot, con esa vieja y desvergonzada costumbre de acusar al otro.
    Saludos a ti y a las manos.

  2. Víctor Azuaje
    3/12/2010 a las 12:29 pm.

    Querida Carolina:
    Yo, a diferencia de otros afortunados como tú y el Conde Villamediana, trabajo de sol a sol, aunque aquí eso es un decir, porque oscurece a las 4 de la tarde. El Conde sabrá además que estoy a punto de finalizar semestre, lo que ocasiona multitud de tareas académicas.
    En cuanto a las culpas, sabes que no me interesa mucho eso de la autoría intelectual, pero sí mucho la material cuando hay dinero de por medio. Blanchot fue el de la idea, lo juro. Y yo sin vergüenza lo acuso.
    Un abrazo.

  3. 11/01/2011 a las 8:51 am.

    He quedado prendida a tu noche de las 4 de la tarde.Suecia, Noruega,Finlandia,el país de los Lapones.Es mi imaginación la que te ha visto atravesar una selva, de liana en liana, como Tarzán, y al final has llegado al corazón de la selva.A las 4 de la tarde. Las manos, estimado Víctor, dependen de nuestro cerebro. Solo a él obedecen. Si lo sabrán los músicos y tengo la casa colmada de ellos ! Cordiales saludos.

  4. Víctor Azuaje
    17/02/2011 a las 8:28 am.

    Estimada Beatriz: Gracias por la visita. Que las manos están conectadas con el cerebro es generalmente aceptado; que dependan de él; no tanto o y tal vez hasta sea una superstición cerebral. Por ahí andan unos monos de laboratorio —indirectamente sigo a Tarzán— cuyas neuronas se disparan cuando otras manos, de otros monos, ejecutan tareas o piruetas. Manos fantasmas. No descartemos que el asunto sea al revés: manos que dirigen al cerebro, que le envían mensajes y lo dominan. Hay gente que piensa lo que va a escribir, y hay quienes lo descubren escribiendo, es decir, cuando lo suelta la mano.

  1. 3/03/2014 a las 7:51 am.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: