Inicio > Libros imaginarios > La máquinas poéticas de los libros imaginarios (iv): Stanislaw Lem

La máquinas poéticas de los libros imaginarios (iv): Stanislaw Lem

En las notas sobre el libro imaginario Do yourself a Book, el polaco Stalisnaw Lem examinó otro dispositivo para elaborar textos literarios. La editorial Universal intuye el posible éxito de un método que permita a cualquier persona adulterar obras famosas de la literatura mundial, o crear otras a partir de ellas. Envía a los interesados

…una caja con el formato de un libro bastante grande, que contenía unas instrucciones, un índice y un conjunto de «elementos de construcción». Esos elementos eran unas tiras de papel de anchura desigual, con fragmentos de prosa impresos en ella. Cada tira tenía en el margen unos agujeritos que servían de encuadernación, y unas cifras de varios colores. Ordenando todas las tiras conforme a la numeración de un color «básico», negro, se obtenía un «texto inicial», compuesto casi siempre por dos obras de la literatura mundial, adecuadamente abreviadas.

El sistema repite la intuición de Lulio, pero en lugar de letras en secciones de discos, tenemos trozos de prosa en tiras de papel. También es más arduo su manejo: cambiar tiras de papel ensartándolas en argollas requiere la paciencia y la habilidad de un encuadernador. A esa fatigosa labor quiere incentivarnos el malsano propósito del invento: la profanación de la obra, la vejatoria modificación del carácter o existencia de los personajes literarios:

Coges Crimen y castigo o Guerra y Paz y haces con sus personajes lo que se te antoje. Natasha puede acostarse con quien quiera antes de la boda y después de ella; Svidrigailov, casarse con la hermana de Raskolnikov;… Ana Karenina engañará al marido no con Vronski sino con un lacayo, etc.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A las instrucciones del juego se añaden unas reglas que promueven la composición de nuevas obras a partir de las antiguas. Sus virtudes literarias se evidencian cuando un oscuro escritor, Bernard de la Taille, es laureado con el Prix Femina, por su obra Guerra a ciegas. El destino del artilugio fue, sin embargo, literaria y comercialmente triste: contó con escasos compradores. Las diversas razones que para este fracaso esboza el comentarista incluyen la misma premisa mayor: la frialdad cultural del gran público. Para ese público un escritor de primera es equivalente a uno de cuarta: ambos le tienen sin cuidado. No es el respeto a las grandes obras, no es la burla sacrílega de los personajes de la literatura o de sus creadores lo que impide la profanación: es la simple y total indiferencia. Porque, ¿a quién en estos tiempos, fuera de los hombres de letras, le interesa o recuerda con amor, rencor o compasión a Raskolnikov, Ana Karenina o Alonso Quijano? (Lo cual contrasta, por ejemplo, con las airadas protestas contra la saga moderna Star Trek por la muerte del Sr. Spock o la estupefacción del planeta por la muerte de Supermán.) Para el gran público, los personajes y sus autores son flatus vocis, neutros, sin vida: no vale la pena ensañarse con ellos. Una errónea interpretación de mercado determinó, pues, la catástrofe editorial de Do yourself a Book.

*Notas relacionadas: Las máquinas poéticas de los libros imaginarios (i).

  1. 29/01/2010 a las 10:35 am.

    Diría Les Luthiers: “Nunca había visto nada tan parecido a un “cadáver exiquisito”.

    El ingenio del invento es que aparte de la habilidad del encuadernador, no requiere de la paciencia del amanuense, lo cual va muy bien con los timepos que corren, donde nadie escribe mucho (ni gran cosa), y queda muy bien ejemplificada por tu reflexión final acerca de nuestra mitología contemporánea.

    Saludos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: