Inicio > Notas sueltas > “La catedral” de Barrios Mangoré por Berta Rojas

“La catedral” de Barrios Mangoré por Berta Rojas

Agustín Barrios Mangoré nació en Paraguay en 1885 y murió en El Salvador en 1944. Era un hombre de íntima y profunda religiosidad y asimismo de una gran devoción por la guitarra y su arte. Ambos rasgos se conjugan en algunas de sus composiciones. Uno de los mejores ejemplos es La catedral.

Por tres razones me interesa Mangoré. La primera: es de aquellos artistas que se apoderan de la tradición, en este caso Bach y el contrapunto, para crear una obra personal y clásica. Amaba la guitarra de manera intemporal; en consecuencia, no profesaba la superstición de la novedad ni temía a las influencias ni a otras formas de posesión artística. La segunda: en nuestra época quizá hubiera publicado sus composiciones o la ejecución de sus piezas en la red, ya que escribía incansablemente en cualquier lugar y medio: iglesias, cafés, servilletas, hojas de periódicos y de notas, y luego las regalaba o dejaba olvidadas sin obsesiva preocupación autoral. Me gusta imaginar que los blogs y el Youtube no le hubieran desagradado. La tercera razón de mi interés: el contrapunto es más que la yuxtaposición de voces con su propia línea melódica: algunas veces es una forma de escritura inversa, palindrómica, quiasmática o, como quería Cabrera Infante, ambidiestra. Ese juicio elemental puede corroborarlo el lector en esta sección transversal del “Allegro Solemne”, donde las notas suben y bajan oponiéndose:

mangore

La ejecución del “Allegro” por Berta Rojas es limpia y serena. Ella no es sólo producto de la edición: sus actuaciones en vivo son igual de impresionantes. Quizá alguien logre ver esa limpieza y serenidad en su mirada.

Les dejo el “Allegro Solemne” de La catedral. Pueden escuchar en este enlace, con ciertas fallas de sonido, la interpretación de la obra completa por la bella croata Ana Vidovic.

  1. 29/04/2009 a las 8:02 pm.

    Hola Víctor,

    Gracias por esta nota sobre el andariego Agustín Barrios, gran admirador de Francisco Tárrega, de cuyo arte se consideraba un humilde vástago (“sin Tárrega no existiríamos”, afirmó alguna vez). Maestro sin apenas estudios formales, nada pareció ser sistemático en su vida, sino, como dices, su devoción por la guitarra; y además, la errancia y el desenfado. A Antonio Lauro le habrá sido de tal modo reveladora la música de Barrios que no vaciló en cambiar el piano por la guitarra. El resto es bien sabido.

    Comparto tu opinión acerca de la semejanza entre la limpieza de ejecución del Allegro solemne de La Catedral que hace Berta Rojas, y su mirada limpia y serena. Y sobre la belleza de Ana Vidovic, menos serena.

    Supongo que estás al tanto, pero por si acaso: el sello Naxos tiene una colección de tres discos de piezas de Agustín Barrios, que toca (lo diré: ejemplarmente) el holandés Enno Voorhorst.

    Saludos,

    Avilio

  2. Víctor Azuaje
    29/04/2009 a las 8:49 pm.

    Avilio:
    Grato saber de ti. Además de todas las razones apuntadas en esta nota, creo que estos días Mangoré compendia mi errancia. Definitivamente, la belleza de Vidovic distrae a los espectadores masculinos. Creo que en unos años será una de las grandes estrellas de la guitarra —y su belleza será aún más perturbadora. Gracias por el dato sobre Voorhorst. Un abrazo.

  3. 30/04/2009 a las 9:30 am.

    Víctor,

    Ayer, con la premura de salir al ensayo general de Las Bodas de Fígaro a tiempo para encontrar donde estacionar, dije que en los tres discos de Agustín Barrios toca Voorhorst. Me equivoqué: cada disco está a cargo de un guitarrista distinto. En el volumen 1 el guitarrista es Antigoni Goni (curiosa combinación), en el 2 Voorhorst, y en el 3 Jeffrey McFadden. Me gusta el sello Naxos porque son numerosos los compositores, los intérpretes y los estilos (la colección de compositores norteamericanos tiene nombres algunos de los cuales han empezado a ser de cabecera, como William Bolcom). El par de discos de obras de Antonio Lauro uno lo agradece, por ejemplo.

    Bueno, hora de salir a la parada.

    Un abrazo,

    Avilio

  4. 30/04/2009 a las 9:36 am.

    Ah, si yo pudiera tocar así (pero ni con la derecha ni con la izquierda).

    Yo agregaría que el contrapunto es una suerte de palimpsesto, donde las líneas se superponen sobre las anteriores y crean una nueva posibilidad de lectura.

    Gracias por compartir con música y con Mangoré.

    Saludos.

  5. Víctor Azuaje
    30/04/2009 a las 10:27 am.

    Avilio:
    No te preocupes: mi primera versión de la nota no incluía la partitura. Fue luego de tu comentario que la añadí por si acaso otro melómano como tú aparece. Estamos a mano.

    Gustavo:
    Nos queda admirar en público y envidiar en secreto.

  6. no es el mismo anonimo
    4/05/2009 a las 9:39 am.

    yo no toco guitarra pero tengo amigos que si tocan y me dijeron que me iban a enseñar a tocar guitarra pero no me han enseñado, de verdad que me ilusiona aprender aunque no creo que nunca voy a tocar guitarra como la señora del video que en realidad toca como demasiado bien y a lo mejor usted tambien toca asi con la mano derecha como dijo en otra oportunidad, gracias.

    no es el mismo anonimo

  7. 7/05/2009 a las 7:05 am.

    Víctor,

    ¿Has oído el bellísimo valse n° 3 de Agustín Barrios Mangoré? Si sigues el vínculo que te pongo más abajo lo podrás escuchar un trozo, tocado por John Williams (quien habla de Barrios –aunque su voz la montan sobre el valse, y el vídeo queda truncado a los cuatro minutos y pico. Pero vale la pena).

    En Amazon, el precio del disco de John Williams tocando Barrios, nuevo, es irrisorio: a partir de $5.27. Y es una maravilla. Los datos:

    The Great Paraguayan: Guitar Music of Barrios
    Agustin Barrios-Mangore (Composer), John Williams (Performer)

    Otro que te recomiendo es, de Naxos Laureate Series (for) Guitar, Guitar Recital. El guitarrista se llama Jason Vieaux, y es excelente. Tiene 3 piezas de Barrios: los valses 3 y 4, op. 8, y Julia Florida: Barcarola.

    La Vidovic tiene 2 discos con Naxos. Ana Vidovic Guitar Recital, por ejemplo, se las trae.

    Saludos,
    Avilio

  8. Víctor Azuaje
    7/05/2009 a las 7:07 am.

    No es el mismo anónimo:
    Ni en sueños toco el “Allegro” de La catedral.

    Avilio:
    Conozco la pieza y tengo la partitura, aunque sólo la contemplo de vez en cuando para recordarme mis imposibilidades: esos armónicos exigen una precisión delicada; y las ligaduras, un desplazamiento aéreo. De la Vidovic tengo los discos, obviamente. La observación de Williams sobre las frases no sólo es certera: es pertinente, porque alguna vez se habla con cierto descuido sobre leitmotiv en esta composición de Mangoré.
    Gracias de nuevo por compartir tus hallazgos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: