Inicio > Notas sueltas > A dos manos…

A dos manos…

Soy ambidextro. Eso quiere decir que distingo corporalmente lo que me es impuesto de lo que elijo. Si me siento a la mesa y los cubiertos no están en orden, de vez en cuando el cuchillo y el tenedor cambiarán de lugar varias veces antes de hallar su lugar apropiado. Ciertos lugares de comida rápida se convierten así en un breve concilio sobre la doctrina del libre albedrío. Las cenas de amigos íntimos, por su parte, me advierten que no tengo nada seguro en el Juicio Final: casi siempre me ubicarán en la de mesa de acuerdo al número de zurdos y diestros —tengo así el valor de un comodín, con puesto asignado según la lateralidad de otros invitados, el ángulo de sus codos y el número de cubiertos—, y por ello sospecho que mi ubicación a la derecha o izquierda divina será asunto pendiente de la beatitud o inquina de los comensales o de la benevolencia del anfitrión.

Mis elecciones en materia de manos son determinadas, pues, unas veces por el azar o las custumbres y otras por mi voluntad. Escribo con la izquierda por la permisividad de mi primera maestra, o de su nerviosismo más bien: creo que la alteraba el niño que rotaba dubitativamente el lápiz entre sus manos antes de comenzar a escribir. Toco la guitarra con la derecha por una herida profunda en la izquierda. A veces no hay preferencia, ya que las tareas son indiferentes al intercambio: cuando me corto el pelo, la mano respectiva se encarga del lado izquierdo o derecho. Otras veces la preferencia es inexplicable, ni siquiera la justifica una mayor habilidad o fineza: creo que jamás me afeitaría la cara con la mano derecha, pero otras partes más sensibles de mi cuerpo nunca sentirán la máquina empuñada con la izquierda. Elección e imposición se debaten incluso en el amor: escribiré palabras sobre el cuerpo de la amada de acuerdo con el lado que ocupe yo en el lecho, siempre recorreré el perfil de su rostro con el índice derecho y éste será siempre el que explore su boca, porque jamás he leído o visto esos gestos ejecutados de otra manera, y porque no quiero incomodarla con la aproximación sorpresiva de un dedo siniestro.

Un filósofo, de cuyo nombre no quiero acordarme, escribió que cuando una mano toca a la otra, no podemos distinguir la que toca de la que es tocada y que ello es ejemplo de nuestra relación con el mundo, pero yo no necesito tan simple ejercicio para experimentar el vaivén sicológico o metafísico: tengo en el baño dos jabones, dos cremas dentales y dos cepillos de dientes, uno a cada lado del lavamano con doble llave, a fin de mantener el resto de temprano sueño que me acompaña desde un lado cualquiera de la cama.

*Notas relacionadas: A dos manos (ii): Wittgenstein y Escher en diálogo a diestra y siniestra | Mini drama a dos manos de Blanchot.

  1. Carolina
    26/04/2009 a las 7:37 pm.

    Se me ocurren preguntas mal intencionadas, así que mejor no pregunto.

  2. no es el mismo anonimo
    26/04/2009 a las 10:24 pm.

    Yo en verdad soy zurdo pero me obligaron en la escuela a ser derecho porque la maestra pensaba que sino iba a ser todo como difícil para mi según se pensaba en esos tiempos, aunque no es que hace mucho de eso. Sera por eso que no es que mi letra sea como muy bonita pero lo importante es que uno se comunique porque sino puede haber como problemas con los otros, no? Otra vez llegue a pensar que su escrito era muy interesante, muy nutrido como es de su costumbre por lo que he leido en su blog. No puede ser que eso de usar las dos manos desarrolla la inteligencia y lo creativo de la persona? Otra cosa que pienso es que Dios y los angeles también deben de ser ambidestros=)

  3. Anónimo
    26/04/2009 a las 10:38 pm.

    Yo también era eso que uds son y vale que hacer las cosas con las dos manos era muy bueno. Muy bueno pero tuve un pequeño accidente y ahora puedo usar una sola mano. Muy interesante su blog, seguiré pasando por aqui.
    Capitán Garfio

  4. no es el mismo anonimo
    26/04/2009 a las 10:58 pm.

    jajajajaja I thing capitan garfio is very funy

  5. 27/04/2009 a las 9:11 am.

    No sé si yo califico también como esa cosa que vos decís de las dos manos y no sé qué. Escribo con la izquierda (y hago otras cosas también con dicha mano: cuidado con las preguntas); sin emabrgo, tengo más fuerza con la derecha, lanzo cosas con la derecha, por ejemplo, como un gancho de derecha, que a pesar de los intentos, he comprobado que es imspoible de lanzar con la izquierda.

    Curiosamente, también toco la guitarra con la derecha, y jamás se me ocurrió hacerlo de otra forma. Claro, a dicho fenómeno he atribuido siempre mi total impericia con el instrumento (la guitarra). Estoy seguro de que de haberla aprendido a tocar (de nuevo a la guitarra) con la izquierda, otro gallo cantaría.

    De más está decir que mi letra es horrible y que por ser zurdo soy más inteligente que los demás, que los demás derechos, claro está, el asunto sería un reto contra todos los otros zurdos del mundo.

    Propongo una mano de póker. Eso sí, no se vale mano negra.
    Otra sería unas vencidas, solo es cuestión de determinar con cuál mano las hacemos.
    Nada más échenme una mano para hacer la convocatoria.
    Eso sí , el que pierda sale del recinto con una mano adelante y otra atrás (menos Garfio).
    Y para no correr riesgos, mejor no participio, pues más vale pájaro en mano (derecha o izquierda) que cien volando.

  6. Carolina
    27/04/2009 a las 9:17 am.

    Demasiado manoseo en este blog. Un poco de pudor, por favor.
    Firma una derecha.

  7. 27/04/2009 a las 12:49 pm.

    Me consta lo que dice Asterión: Alguna vez intenté lanzar un gancho de izquierda con la derecha y me salió muy mal, el tipo a quien quería pegarle de inmediato pensó que se trataba de un gancho de derecha y como tal lo esquivó. Si me hubiera salido como gancho de izquierda y él hubiera intentado esquivarlo como gancho de derecha, tal vez lo habría noqueado. Eso de las manos es un problema.

  8. N
    27/04/2009 a las 12:55 pm.

    Qué cosa más útil esa de ser ambidiestro. La pregunta es cuál de las dos partes del cerebro tienes más desarollada, valga la metonimia.

  9. Víctor Azuaje
    27/04/2009 a las 2:29 pm.

    A todos: parece que el tema afecta a más de uno en lo íntimo.

    Carolina:
    A cualquier pregunta mal intencionada, la respuesta sigue el patrón comodidad, circunstancia y predisposición. Mantengo así el pudor que solicitas.

    No es el mismo anónimo:
    Afortunadamente, no se me impuso una u otra mano. No hay estudios sobre los ambidextros, de manera que creatividad e inteligencia no están garantizadas. Por razones teológicas, Dios debe ser ambidiestro (todo lo puede), pero a los ángeles les debe estar prohibido (la izquierda es para condenación).

    Capitán Garfio:
    Si el accidente se llama Peter Pan, creo que se aplica mi respuesta sobre creatividad e inteligencia no garantizadas. Bienvenido siempre (si es posible, invita o trae a la princesa india).

    Gustavo:
    Según la opinión general, clasificas como ambidiestro. Mi habilidad con la guitarra es con seguridad peor que la tuya. Remito al primer comentario sobre la inteligencia. Las vencidas se juegan a las dos manos alternativamente, vale la excepción para Garfio por razones humanitarias, y observo que el tema de los pájaros es recurrente en tu prosa (primero Hitchcock, ahora el proverbio), ¿algo jungiano o es más del freudiano inconsciente personal?

    Moreno:
    Es difícil aprender a usar las dos manos (pero no te preocupes: al parecer esto nada tiene que ver con la inteligencia). Por lo que describes, el otro contendor tenía un serio problema de visión doble o estaba borracho. Lo tuyo es un ejemplo clásico de pelea limpia: nadie recibió un golpe y es improbable que alguien saliera herido (fuera de una dislocación).

    N:
    Deberé esperar confirmación ajena para responder a tu pregunta de si los ambidextros tenemos el cerebro parcialmente o en general más desarrollado o grande que el resto de los mortales. Valga la ambidiestra metonimia.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: