Inicio > Libros imaginarios, Rodeos Filosóficos > La crítica del libro imaginario. Rodeos sobre un problema filosófico (iv): la poética de Semprum

La crítica del libro imaginario. Rodeos sobre un problema filosófico (iv): la poética de Semprum

Jesús Semprum escribe en sus Diálogos del día: “La verdad… está únicamente en el espíritu del que lee”. Con respecto al libro imaginario, se ve que el fundamento de Semprum es el idealismo del obispo Berkeley, quien negaba que los objetos pudieran existir fuera de la mente, y quien consideraba insensato hablar de la existencia absoluta de ellos sin relacionarla con el hecho de ser percibidos o no.

Esa tesis es el fundamento ontológico de la obra imaginaria: su esse est percipi, ser leído es ser creado. Semprum infirió las consecuencias literarias del idealismo: “Un poema sin lectores no existe”, la obra existe “únicamente en el espíritu del que lee”. El libro imaginario es creado a medida que se realiza su lectura, vale decir: su exégesis. Si nos decidimos a leer lo anterior con seriedad, observaremos que comparadas con la de Semprum, otras poéticas de la lectura son de un indeciso solipsismo; verbigracia, la del Paul Valéry: “La ejecución del poema es el poema”. Semprum, con convicción y sin desdoro, afirmó: “Autor y lector concluyen por formar una entidad única”.

Semprum, a diferencia de Machado o de Borges, acaso no ejecutó una obra imaginaria, acaso no comprobó su tesis; su mérito descansa en las pocas líneas que identifican la doctrina idealista con el acto de leer. Todo aquel que resuma o comente tales obras se compromete con este pensamiento mágico —que para Machado es poético—: identidad del lector y autor.  Las ideas de Semprum justifican los comentarios de Browne, y de tantos otros, sobre The Three Impostors; los de Carlyle sobre la obra de Diógenes Teufelsdroeckh; los de Machado sobre la del apócrifo Juan de Mairena, y las tergiversaciones y glosas de éste a la de su maestro Abel Martín; los de Borges sobre el onceavo tomo de la enciclopedia de Tlön, y sobre la obra de Herbert Quain, Mir Bahadur Alí, Jaromir Hadlík…

¿El desconocido Jesús Semprum precursor de la crítica del libro imaginario? Creo que ahora a nadie podrá sorprenderle.

§§§

La obra del venezolano Jesús Semprum (1882-1931) puede descargarse gratuitamente del sitio de la Biblioteca Ayacucho (click aquí para descarga inmediata).

* Notas relacionadas: La crítica del libro imaginario. Rodeos sobre un problema filosófico (iii): poética de la lectura.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: