Inicio > Luis Moreno Villamediana > Las moscas de Luis Moreno Villamediana (iv): Eugenio Montale

Las moscas de Luis Moreno Villamediana (iv): Eugenio Montale

Xenia I

1
Caro piccolo insetto
che chiamavano mosca non so perchè
stasera quasi al buio
mentre leggevo il Deteuroisaia
sei ricomparsa accanto a me,
ma non avevi gli occhiali,
e non potevi vedermi
nè potevo io senza quel lucicchìo
riconoscere te nella foschia.

2
Senza occhiali né antenne,
povero insetto che ali
avevi solo nella fantasia,
una bibbia sfasciata ed anche poco
attendibile, il nero della notte,
un lampo, un tuono e poi
neppure la tempesta. Forse che
te n’eri andata così presto senza
parlare? Ma è ridicolo
pensare che tu avessi ancora labbra.

~~~~~

Querido pequeño insecto
a quien llamaban mosca no sé por qué
esta tarde casi a oscuras
mientras leía el Deutero-Isaías
has vuelto a aparecer junto a mí,
pero no llevabas gafas,
no podías verme
y no podía yo sin ese brillo
reconocerte entre la neblina.

Sin gafas ni antenas,
pobre insecto que alas
sólo tenías en la fantasía,
una biblia desecha y además,
poco fiable, el negro de la noche,
un rayo, un trueno y después
siquiera la tormenta. ¿Acaso
te habías marchado veloz
sin hablar? Pero que absurdo
pensar que tenías aún labios.

* Notas relacionadas: Las moscas de Luis Moreno Villamediana | Las moscas de Luis Moreno Villamediana (ii) | Las moscas de Luis Moreno Villamediana (iii).

  1. 25/03/2009 a las 12:23 am.

    Me sumo al concierto zumbador, que no podría de otro modo, con un poema del argentino Alejandro Schmitdt

    Vida de una mosca

    Más que la ceguera de Homero
    o el huevo que en el caos
    deposita la noche

    importa ahora
    la vida de esa mosca que despertó tu siesta
    y
    lejos del periódico con que la acechaste
    reposa en el techo

    vibrante

    LLegado así, Ediciones Recovecos, Córdoba,2005.

  2. 25/03/2009 a las 9:06 am.

    Víctor:

    Me parece bien que cites una pieza de otro autor, pero le vendría bien un comentario de lectura comparada.

  3. Víctor Azuaje
    25/03/2009 a las 12:50 pm.

    Querida Eleonora:

    Tu sensibilidad zumbadora me ha planteado la incógnita de cuál mosca es más importante: ¿la del techo, la del texto o la de su híbrido nocturno?

    Querida Natasha:

    Estas notas se extenderán, como es costumbre, y estos incisos acompañarán mi reflexión. Los textos de Montale merecían, sin embargo, su propio lugar, sobre todo como advertencia o burla de mí mismo. Considera lo siguiente un adelanto sin pretensiones de coherencia.

    En sus Mottetti, Montale incluye éste, que termina con unos versos entre paréntesis:

    La speranza di pure rivederti
    m’abbandonava;
    e mi chiesi se questo che mi chiude
    ogni senso di te, schermo d’immagini,
    ha i segni della morte o dal passato
    è in esso, ma distorto e fatto labile,
    in tuo barbaglio:

    (a Modena, tra i portici,
    un servo gallonato trascinava
    due sciacalli al guinzaglio).

    La esperanza de verte de nuevo
    me abandonaba;
    y me pregunté si esto que de ti
    priva mis sentidos, imágenes en la pantalla
    tienen el signo de la muerte o del pasado.
    Encontré en ello, ya desviado e inestable,
    uno de tus balbuceos.

    (En Módena, tras los pórticos,
    un lacayo galoneado apareció
    con dos chacales atraillados).

    Indignado contra cierta crítica que quiere explicar todo detalle del poema, y que pregunta por ciudades y por los chacales y por la identidad y posición social del hombre:

    E chi era, chiesero invece altri, « la ragazza di Cumerlotti »? Era lei la proprietaria degli sciacalli? E che c’entrava Modena? Perché Modena e non Parma o Voghera? E l’uomo degli sciacalli? Era un inserviente? Un uomo-pubblicità? E il padre? Com’era morto e dove e perché?

    ¿Y quién era, preguntan otros, la muchaca de Cumerlotti? ¿Era la dueña de los chacales? ¿Y que tiene que ver Modena? ?Por qué Modena y no Parma o voghera? ¿Y el hombre de los chacales? ¿Era un sirviente? ¿Un publicista? ¿Y el padre? ¿Como murió y dónde y por qué?

    Montale responde que

    Allora dal buio si passerà alla luce, a troppa luce: quella che i così detti commenti estetici gettano sul mistero della poesia. Tra il non capir nulla e il capir troppo c’è una via di mezzo, un juste milieu che i poeti, d’istinto, rispettano più dei loro critici; ma al di qua o al di là di questo margine non c’è salvezza né per la poesia né per la critica. C’è solo una landa troppo oscura o troppo chiara dove due poveri sciacalli non possono vivere o non possono avventurarsi senza esser braccati, catturati e rinchiusi tra le sbarre di uno Zoo.

    Ahora de la oscuridad se pasará a la luz, a una excesiva luz: la que los llamados comentadores estéticos arrojan sobre el misterio de la poesía. Entre el no entender nada y el entender demasiado hay una vía media, un juste milieu que los poetas, instintivamente, respetan más que sus críticos; pero en éste o al otro lado del límite no hay salvación ni para la poesía ni para la crítica. Hay sólo una tierra muy oscura o muy brillante donde dos pobres chacales no pueden vivir o aventurarse sin ser cazados, capturados y encerrados tras las barras de un zoológico.

    Pero antes de estos juicios, ha explicado irónicamente el significado de los versos, el punto y aparte y los paréntesis:

    S’arrestò, cancellò il punto fermo e lo sostituì con due punti perché sentiva che occorreva un esempio che fosse anche una conclusione. E terminò così: « (a Modena, fra i portici, – un servo gallonato trascinava – due sciacalli al guinzaglio) ». Dove la parentesi voleva isolare l’esempio e suggerire un tono di voce diverso, lo stupore di un ricordo intimo e lontano.

    Se detuvo, borró el punto y lo sustituyó con dos puntos porque sentía que necesitaba un ejemplo que fuera también una conclusión. Y terminó así:

    (En Módena, tras los pórticos,
    un lacayo galoneado apareció
    con dos chacales atraillados).

    Donde los paréntesis querían aislar el ejemplo y sugerir un tono de voz distinto, el estupor de un recuerdo íntimo y lejano.

    Por rodeo, repique o carambola, quisiera tener en mente esta nota de Montale al continuar mis reflexiones sobre la cesura, los espacios, la barra oblícua o inclinada, los signos de puntuación y sobre todo la mosca en “Death row” de Luis Moreno Villamediana, porque sé que “en éste o al otro lado del límite no hay salvación ni para la poesía ni para la crítica”. De la otra mosca de Montale, ¿de su esposa a quien llamaban la mosca?, quizá hable después.

  4. 25/03/2009 a las 2:01 pm.

    Seguiré esperando tu ensayo sobre Moreno y Montale. Si este blog tuviera un buzón de sugerencia, mi comentario se leería “exijo más de tu prosa”. Por cierto, disculpa que no hable italiano. Siempre he lamentado esa adolescencia. Mi profesor de piano decía que ése era el idioma del amor. Yo tengo fantasías en francés.

  5. 25/03/2009 a las 2:55 pm.

    Nota bene e impresionista: me gustó tanto la primera estrofa del poema que citas aquí que los paréntesis cumplen verdaderamente su función incidental.

  6. Víctor Azuaje
    26/03/2009 a las 8:00 am.

    Natasha:

    Me honras con tu exigencia. Procuraré estar a la altura. Y respecto a los idiomas, tus traducciones del inglés las has dejado con esto inclasificadas: ya no sé si están con el amor, la fantasía, entre ambos o en algún limbo. Ahora una petición: déjanos en tu blog una traducción o versión tuya de un poema en francés. (Obviamente, sólo quiero saber qué tan bien lees o interpretas ese idioma.)

    Traduje las secciones del ensayo de Montale para que puedan leerlas todos. (Disculpen si Montale suena demasiado a mí: es una traducción apresurada.)

    Gracias por esta nueva visita.

  7. 26/03/2009 a las 9:10 pm.

    Me gusta el poema que nos dejó Eleonora de Alejandro Schmitdt, sobre todo los versos “importa ahora/la vida de esa mosca que despertó tu siesta” Y viendo este contexto parece que las moscas de Luis están despertando a más de uno. Eso me alegra porque, creo, después habrá suficiente tiempo para la siesta y para dormir. Por lo momentos lo que importa es seguir con el Jazz, con el antiritmo, con los quiebres que nos deja los punto y coma y, sobre todo, con el maravilloso paisaje contaminado. Por eso dejo acá más de eso que viene de Cantares Digestos (1995) y también del poeta-de-múltiples-ojos Villamediana:

    FUEGO ROBADO
    este hombre ya sabe que el día dura
    en sus pequeñas moscas,
    que éstas llevan
    un poco de este sol a otra calle;
    la claridad filosa de esta tarde
    se alarga
    en las migas de pan robadas por las moscas;
    uno puede armar su sueño en la noche,
    puede ocultar cualquier resquicio
    con las fieras persianas,
    puede romper los bombillos uno a uno,
    pero si aún queda una mosca pegada al cielo raso
    la madrugada da paso al mediodía;
    la mosca afuera;
    el cuarto queda intacto,
    con sus ropas regadas,
    los estantes de libros,
    las paredes;
    menos la luz, la mosca dejó todo

  8. Víctor Azuaje
    31/03/2009 a las 10:14 am.

    Jairo:

    Cuando le comenté a Luis que pensaba escribir una serie de notas sobre el tema de la mosca en sus poemas, recordé que Cantares Digestos lo tenía en alguna caja y que no podría citarlo. Luis me dijo que no recordaba el tema en ese libro. Tú has demostrado lo contrario. Gracias por tus excavaciones.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: