Inicio > Sobrenovelas > Arriando vacas con plumas

Arriando vacas con plumas

El cuatrero Gustavo Valle se supone que presentará su novela Bajo Tierra probablemente el 18 de marzo. El tono de duda (no sé menor bemol) lo motivan las andanzas de un autoproclamado doble (esto quiere decir: tal vez proclamado por el mismo Gustavo Valle), quien se está atribuyendo todos los méritos literarios (y deméritos manilargos en bibliotecas personales y vinaterías con queso) del ahora famoso escritor. Ud., si está cerca, asista de cualquier forma; y si es amigo del mencionado no se olvide de asegurar ventanas y cerrar con llave su casa —los objetivos reales son los licores, los productos lácteos y las editio princeps—, en caso de que todo el asunto de presentaciones y dobles no sea sino una cortina de humo en clásico estilo del spaguetti western, donde el polvo o humo es una rama atada a un caballo que va por una colina y las vacas arreadas por el cuatrero sinvergüenza van por un valle, frase que no debe entenderse que sugiere algo así como “el cuatrero sinvergüenza de valle”, ni tampoco “el valle de cuatrero sinvergüenza” y mucho menos “el valle sinvergüenza de cuatrero”.

invitacion-valle-modificada

Puristas: arrear, arreado, arreando, etc.

  1. 16/03/2009 a las 10:31 pm.

    Es bueno correr la voz sobre el asunto del doble. No es justo que uno haya parido, criado y visto crecer un cuatrero de los buenos—de esos que se largan con los fromages, los alcoholes, los incunables en cuarto menor y otras joyas—y luego vea que tanto malandraje lo arruine un asomado. En este valle de lágrimas hay que darle al César lo que es del César, frase que no debe entenderse que sugiere algo así como “César se fue a llorar al valle”, ni tampoco “el verdadero nombre del César es Valle del Cesar (Colombia)”, ni mucho menos “hay que darle al César lo que es de Valle”: el cuatrero se merece lo suyo, aunque haya sido nuestro. Para eso justamente es cuatrero. Mosca, pues.

  2. Carolina Lozada
    17/03/2009 a las 12:55 pm.

    Mosca pues con el cuatrero que se presenta en sociedad (las quinceañeras también se presentan en sociedad). Trátenlo bien porque de ahora en adelante a él le tocara mantener a las malas juntas, por esa razón creo que la sinvergüenzura se la debemos achacar al otro, al doble.

  3. Víctor Azuaje
    17/03/2009 a las 2:11 pm.

    El asunto del doble del cuatrero, que no es lo mismo que el doble cuatrero, que en el caso de Valle también vale (esto vale Valle, porque presentas tu novela en Caracas), se está volviendo, no tengamos prurito de originalidad, umheimlich. Pongamos “Bajo Tierra” la tesis, recordando que fue el mismo Valle quien propagó el rumor (léase el pasquín). Esa maquinación la secundó el freudiano de Moreno Villamediana (aquí está la prueba). Yo todo confundido y sin saber a quién creer, inocentemente he expuesto mis dudas. Si Valle nos imputa conspiración para sabotearle el agasajo, le recordaré la nota escueta e isopropílica y el precedente comentario interesado de Carolina. A mí, como a todos los mortales, el argumento de que me mantengan me ha despejado etimológicamente las dudas (según el DRAE, “Separar, por medio del cálculo…”) con que inicié mi nota, y me ha liberado del principio de contradicción: lo siento Moreno Villamediana, que se le eche la culpa al otro u Otro. Haya doble. Pero cierro mis puertas, que tampoco soy fanático.

  4. 22/03/2009 a las 1:38 am.

    Víctor, Luis, Carolina:

    A mí el doble que más me gusta es el whisky doble.
    Y el doble de plata, siempre que se pueda. El otro (ése, áquel)do-ble me importa un ble-do (lo mismo dirá él) Y eso de empujar o arrear vacas por el valle, como un pastor de queso paisa (o postres lácteos, o quesos franceses) me gusta. Una vez pensé que escribir era lo más parecio a la jardinería; pero no, es un pastoreo. En estos casos los sinverguenzas son los toros; las converguenza las vacas (o viceverso, o viceversa) De modo que en un mismo sitio tenemos sinverguenzas y converguenzas juntos. Y el pastor es un pésimo profesor de Formación Social, Moral y Cívica.

    Aparte de todo esto, se les extrañó en la noche del 18 (¿o fue la del 81?) Tendremos que perpetrar otra simulación a ver si coincidimos y nos damos un abrazo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: