Inicio > Bagatelas > Textos chinos y, dentro de poco, rusos

Textos chinos y, dentro de poco, rusos

La aproximación más común a los textos chinos es creer que se organizan o distribuyen como las cajas chinas, es decir, colocando ya que nadie puede creer que tanto trabajo de escritura y memoria y mecanismo no oculte un mensaje que afecte a los cielos, a la tierraen la última de de ellas. En el caso de los textos matrioskas, pocos asumen un contenido importante, pero esto parece ser debido a un matrioskas prejuicio machista acerca de una muñeca que sonríe con todo y a pesar de un posible embarazo múltiple. Lentamente, sin embargo, las feministas han logrado que las matrioskas —y por extensión los textos rusos— alcancen el estatuto metafísico de las cajas chinas. Pero todas estas aproximaciones, creencias y esfuerzos son, como ya se habrá dado cuenta el lector, totalmente artificiosos o ilusorios. Es decir, cuentos chinos o, dentro de poco, rusos. y a los diez mil seres. Esta creencia parece ser un efecto de la metáfora de las cajas y su colocación, porque lo usual es poner unas sobre otras, aun si los artículos son valiosos y frágiles. Pero cuando las cajas no están apiladas sino incrustadas, la superstición sobre la relación entre esfuerzo y resultado lleva a sospechar que su carga es trascendente, por lo mucho que hay que descender para descubrir lo que hayun texto dentro de otro. Este prejuicio se ha extendido a los textos rusos, de lo cuales se cree que se organizan o distribuyen como las matrioskas, las famosas muñecas preñadas de otras muñecas a su vez preñadas de otras y así hasta alcanzar a la estéril o virgen. La otra creencia común es que los textos chinos, aunque no los rusos, tienen algo importante que decir,

 

About these ads
  1. 6/06/2009 en 8:55 am.

    Yo creo que el mensaje y sentido trascendente está en la forma. ¿Has visto qué lindos dibujitos los de esos chinos y rusos cuando escriben?

    Lo que más me sorprdende esta entrada es cómo te las arreglaste para poner las tres cajitas. Quedé viendo chino.

    Saludos.

  2. Víctor Azuaje
    6/06/2009 en 3:43 pm.

    Gustavo:
    Agregué una caja extra, con las matrioskas, para que quedaras viendo ruso.

  3. 6/06/2009 en 4:41 pm.

    Ahora sí quedé como la canción de Les Luthiers: “balalaika, enseñanza laica”…

  4. 11/06/2009 en 3:41 pm.

    Mi hijo siempre juega con unas matrioskas que hay en casa (es una de sus estrategias manipuladoras para tomar el desayuno antes de que llegue el mediodía), y tras deshojarlas y alcanzar la matrioskita esencial, esa que ya no puede abrirse y revelar otras matrioskitas en su interior (sin duda porque ella es la matrioska por excelencia: mientras más ínfima más importante), entonces se lamenta, se enfada, y desilusionado pregunta una vez más por qué no podemos mirar dentro de su panza, por qué no hay otra matrioskita todavía más diminuta.

  5. Víctor Azuaje
    12/06/2009 en 8:04 am.

    Gustavo Valle:
    Tienes razón: No importa cuántas muñecas haya, siempre la última, la inaccesible, es la que provoca el siguiente juego.

  1. 20/10/2009 en 2:34 pm.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: