Inicio > Sobrenovelas > Jesusa la seductora

Jesusa la seductora

Yo le tomo sentido a una historia que comience y dure. Entonces duraban hasta tres días y iba uno a verlas por episodios” —comenta con placer Jesusa Palancares sobre las películas antiguas. Sobre las modernas opina, en cambio, que son “Puros cachitos de hora y media”, y que “cuando ya les está uno tomando sabor, ‘Fin’, ya se quedó uno a medio camino; nomás lo calentaron a uno y pácatelas. Eso no sirve”. A Jesusa le gustan, pues, las películas extensas y detalladas, “siempre completas, largas hasta el ultimito”. Para ella una película sólo es aceptable si requiere un inmanejable número de rieles y una tenaz e invencible máquina proyectora. Apuesto que incluso películas como Ghandi, con sus tres épicas justificables horas, le hubieran parecido una estafa. Hoy, Jesusa quizá sólo pagaría la entrada de una función continua de secuelas, de una serie de segundas, terceras y enésimas partes cuyo final es simple excusa o pretexto, simple reverencia a las convenciones.

Pero esas declaraciones no sólo revelan los gustos fílmicos de Jesusa: son al mismo tiempo la insospechada síntesis de su ideal narrativo. Porque en Hasta no verte Jesús mío, Jesusa se extasia durante horas, sin que la repriman vestigios de pudor o timidez, en divulgar sus imperfecciones y reveses, en celebrar sus peculiares ventajas o talentos, y en prodigar una narración de cosas múltiples y diversas: diálogos, refranes, datos familiares, la moraleja de una vivencia o la explicación vehemente de una afición, sea culinaria, alcohólica o bélica. El contar sin cuenta, la anarquía expositiva, es la consigna de Jesusa. Y ante esa narración que avanza desperdigando avatares, preferencias y censuras, ante esa historia personal que comienza y dura, uno no puede evitar la incertidumbre o el desconcierto. Pero no hay por qué dejarse embaucar por esa aparente falta de método.

Jesusa se propone enlazar una serie de eventos, datos y reflexiones como recreación y justificación de sí misma. Puesto que nadie quiere ocuparse de lo que es ni de lo que vale, se encargará personalmente de ello. Los juicios que emitirá sobre sí misma carecerán de insinuaciones o matices, porque estarán sujetos a un fin premeditado: la defensa y exaltación de su persona. Se empeñará, por tanto, en poner orden no sólo en sus frases sino también en sus sensaciones. Se impondrá la tarea de seducir al lector, de internarlo sutilmente en el mundo éticamente ambiguo y a veces sórdido de su existencia. Para reducir la separación moral, sicológica e intelectual, desplegará alguna vez con reproches y otras con censuras el rosario de engaños y maltratos, listará los inconstantes trabajos y los inmutables pesares, y organizará el archivo de insultos y ultrajes, padecidos o infringidos. El ropaje moralizante tendrá un solo objetivo: atraernos al incansable foco de los actos ilícitos o amorales de una vida caótica y socialmente reprobable. Uno debe estar en guardia: Jesusa intentará a toda costa superar no sólo la alienación de su pasado sino también la de su lector.

About these ads
  1. 3/06/2007 en 12:18 am.

    El puro azar lo lleva a uno a descubrir que su mercé tiene ahora este otro blog. Good boy!

  2. Víctor Azuaje
    3/06/2007 en 8:17 pm.

    Es que se me contagian las ideas…

  3. ANA
    28/02/2009 en 11:18 am.

    Hola! soy fan de poniatowska!haha

    Jesusa Palancares me parece un personaje encantador! un personaje de publo que nos narra la vida de aquella epoca de la Revolucion…en si encantadora!
    excelente novela!

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: